Nuestra historia

Cada rincón de nuestra ciudad respira historia. Cada detalle nos habla de un pasado cercano, o lejano, recordado o desconocido, alegre o nostálgico... pero siempre sorpredente.

Nuestras calles

Dejáte llevar por las calles de nuestro barrio y entra en ese laberinto de vivencias y recuerdos, en un mar de aromas, sonidos, sabores...

Nuestra moda

Arte, moda, creatividad... en todas sus formas. En todas sus facetas. En todos sus colores.

Nuestra gastronomía

El paladar se sorprende en cada nuevo rincón en el que probarás los sabores de todo el mundo, reunidos en un solo barrio.

Nuestra gente

La mayor riqueza de nuestra ciudad.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Mercado San Antón

SAN ANTÓN
mercado tradicional

De lunes a sábado de 10h a 22h
Segunda Planta
puestos de show Cooking/Comida para Llevar
De Lunes a Domingo de 10H a 24H
Sala de Exposiciones
De Lunes a Jueves de 11H a 21H
Viernes y Sábados 11H a 22H
tercera planta
RESTAURANTE Y TERRAZA “la cocina de san Antón”
de domingo a jueves de 10 am a 12 pm
Viernes, sábados y vísperas de festivo de10.00am a 01.30am
dirección: calle augusto Figueroa, 24
www.mercadosananton.com

Introducción

*El Mercado de San Antón acoge en su nuevo edificio uno de los mercados más antiguos y castizos de Madrid. Situado en un entorno privilegiado, en pleno corazón del barrio de Chueca, representa un nuevo modelo de mercado basado en la calidad de los productos gastronómicos, el ocio y la cultura y va a convertirse en un escenario perfecto para que vecinos y visitantes disfruten de una plaza pública de encuentro.

* El nuevo Mercado de San Antón quiere integrarse en el barrio y cuenta con herramientas suficientes para hacerlo con éxito. El edificio está dividido en tres plantas principales y completa su oferta con un pequeño supermercado y dos sótanos de aparcamiento que permitirán hacer la compra de forma más cómoda y dinámica.

*La primera planta está dedicada a la venta de producto perecedero y está dividida en 14 puestos de mercado tradicional. La segunda está compuesta por 10 puestos de “show‐cooking/“take away” y además, actividad cultural, ya que disfruta de un gran espacio multifuncional que acogerá diferentes iniciativas expositivas y de difusión artística así como ponencias, coloquios, presentaciones, instalaciones, talleres o cursos. En la tercera planta se ubica el restaurante y la gran terraza del mercado, 360m2 con vistas de altura al barrio de Chueca.


El Mercado de San Antón representa también a un nuevo modelo de mercado
sostenible preocupado por el medioambiente. El edificio está cubierto por un gran lucernario
que además de permitir la entrada de luz natural funciona como un enorme colector de energía
fotovoltaica ya que son placas solares los cristales que se observan. El suelo del mercado es de
basalto fundido, un material originalmente reutilizado. Dispone también de un sistema de
recogida que reduce en un 80% el volumen de basura orgánica y el garaje cuenta con cargadores
para coches eléctricos. El mercado tiene conexión WI‐FI gratuita en todas sus plantas.

El Mercado de San Antón ofrece a todos sus clientes la posibilidad de realizar envíos a domicilio, no sólo a los
vecinos del barrio, sino a todos aquellos que trabajen por la zona y que deseen realizar la compra en sus horas de
comida o después de su jornada laboral.
el Mercado de San Antón quiere estar a la altura del barrio que
representa, alimentando, no sólo con producto, el espíritu de Chueca.



Concepto:
+Frente al concepto de mercado tradicional, se levanta un nuevo mercado donde el
pequeño comerciante podrá situarse en la vanguardia del siglo XXI, escenario perfecto
para que vecinos y paseantes vuelvan a disfrutar de una plaza pública de encuentro
atractiva y también útil, ejemplo de transformación respetuosa de antiguos usos y
costumbres.
+Un nuevo espacio de 6200 m2 de intercambio que quiere estar a la altura del barrio,
líder indiscutible de tendencias, modelo de diversidad, pluralidad y regeneración
positiva del centro de Madrid.
el nuevo mercado es:
+Un punto de encuentro para todos los vecinos
+Un espacio de ocio gastronómico para los amantes del barrio de Chueca
+Una embajada del campo en la ciudad donde encontrar los productos que han situado a nuestra
gastronomía en los primeros puestos a nivel mundial
+Un nuevo centro cultural para el barrio de Chueca, con exposiciones, presentaciones, eventos y
conciertos
+Un mercado con un gran restaurante y terraza donde disfrutar de lo mejor de Chueca.


Los impulsores del proyecto


San Antón es un mercado municipal y la ejecución de este proyecto ha sido posible gracias al Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid, la Cámara de Comercio y la Asociación de Comerciantes del Mercado de San Antón.

El Mercado de San Antón es un ejemplo de la acciones emprendidas por el Ayuntamiento
de Madrid para continuar dando respuesta a las necesidades de los ciudadanos
a través de la gestión, en régimen de concesión administrativa, de este servicio público,
un servicio que además, se beneficia del Plan de Modernización
y Dinamización de Mercados de Madrid, iniciado en el año 2004.
Este nuevo Mercado Municipal se convierte así en un atractivo escenario regenerador
de empleo donde más de una veintena de comerciantes desarrollarán sus actividades
y ofrecerá un nuevo puesto de trabajo a más de 170 personas.

El objetivo es, y ha sido, convertir el Mercado de San Antón en un lugar
de creación y difusión de cultura gastronómica, en una embajada
del campo en la ciudad para que el ritual “del mercado a la mesa”
beneficie a todos los habitantes de la zona.


Nuevo mercado de San Antón
Gastronomicum visita este nuevo mercado que quiere estar a la altura del barrio que representa, alimentando, no sólo con producto, el espíritu del madrileño barrio de Chueca.




El Mercado de San Antón, uno de los mercados más antiguos y castizos de Madrid, se reinventa y moderniza su concepto. Situado en un entorno privilegiado, en pleno corazón del barrio de Chueca, representa un nuevo modelo de mercado basado en la calidad de los productos gastronómicos, el ocio y la cultura con el objetivo de convertirse en un escenario perfecto para que vecinos y visitantes disfruten de una plaza pública de encuentro. El nuevo Mercado de San Antón quiere integrarse en el barrio y cuenta con herramientas suficientes para hacerlo con éxito. Hoy os enseñamos en Gastronomicum este nuevo mercado de la capital.

El Mercado de San Antón está ubicado en el barrio de Justicia, en la zona de Chueca y durante su larga historia ha sido el gran surtidor de alimentos de la zona, abasteciendo viviendas, negocios y restaurantes. Actualmente ocupa el solar que produce la intersección de las calles Augusto Figueroa, Barbieri y Libertad...pero no siempre fue así.


El primer mercado surgió de forma espontánea en la calle a mediados del siglo XIX. Originalmente estaba ubicado en Augusto Figueroa esquina con Pelayo. Durante los siglos XVIII y XIX, los emigrantes que llegaban a la capital procedentes del campo fueron asentándose poco a poco en las zonas limítrofes de la antigua muralla y el Palacio Real. 

Así surgieron los nuevos mercados, por necesidad, simplemente para suplir las carencias de una población que poco a poco iba creciendo y a la que había que alimentar. Se situaban al aire libre, en calles y plazas y sus puestos estaban hechos de cajas de madera y lonas, a modo de tenderetes. Huevos, pollos y pescados llegaban a la ciudad en carros procedentes de las diferentes provincias, entre ellas las famosas pescaderas de la región de Maragata. A mediados del siglo XIX comienzan también a surgir las ideas higienistas promovidas por médicos y científicos y la idea de cubrir, tapar, proteger y limpiar los mercados comienza a extenderse. Viendo la necesidad de aliviar a las viviendas colindantes de la suciedad y malos olores que producía el mercado callejero se construyó un primer edificio, un primer mercado muy básico y popular que hizo que Galdós lo citara en la segunda parte del libro Fortunata y Jacinta

Durante un siglo este pequeño edificio fue el mercado de abastos de la zona aunque con su construcción no se consiguió que tenderetes y puestos dejaran de ejercer su actividad comercial en la calle. Finalmente el Ayuntamiento de Madrid cedió un solar más amplio para la construcción de un nuevo edificio, el segundo, en la manzana aledaña, entre la calle Libertad y Barbieri. En 1945 el alcalde D. Alberto de Alcocer y Ribacoba inaugura el segundo Mercado de San Antón con el fin de evitar la suciedad y los malos olores en las calles del barrio. El nuevo edificio, desafortunadamente, carecía de carácter e interés arquitectónico. Fue construido íntegramente en hormigón y se recurrió al continuo uso de pilares para disminuir al máximo la utilización de acero, un metal que como consecuencia de la situación que vivía España y Europa en esos años, era muy difícil conseguir por escasez y precio. El continuo despliegue de pilares en las plantas entorpecía enormemente el paso y la visibilidad de los puestos. El suelo, de terrazo, añadía simpleza a un edificio que no contaba con ningún material noble. A pesar de ello, el mercado gozaba de gran popularidad, abastecía a los mejores restaurantes de la zona y se convirtió de nuevo, en una plaza pública de encuentro donde los vecinos se daban cita diariamente.



A comienzos de los años 70 la vida del barrio comenzó a degradarse, viviendo su época más decadente en los años 80. El Mercado de San Antón fue testigo de la desaparición del comercio de la zona y aunque estaba protegido por sus amplios muros de ladrillo no pudo evitar los efectos de las grandes expansiones urbanas, ya que al igual que los demás mercados de abastos, se fue quedando poco a poco desplazado de las vías de acceso, sin espacio para el tráfico y el tránsito, encerrándose y asfixiándose en su entorno. El anterior modelo de negocio dejó de funcionar y los comerciantes poco a poco fueron cesando su actividad. En los años 90 el mercado comienza su proceso de decadencia y en el año 2007 finalmente se produce su derribo. Las obras del tercer mercado comienzan en el año 2008, con el apoyo de la Asociación de comerciantes, el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid y la Cámara de Comercio.


Hoy Frente al concepto de mercado tradicional, se levanta este nuevo mercado donde el pequeño comerciante podrá situarse en la vanguardia del siglo XXI, escenario perfecto para que vecinos y paseantes vuelvan a disfrutar de una plaza pública de encuentro atractiva y también útil, ejemplo de transformación respetuosa de antiguos usos y costumbres. Un nuevo espacio de 6200 m2 de intercambio que quiere estar a la altura del barrio, líder indiscutible de tendencias, modelo de diversidad, pluralidad y regeneración positiva del centro de Madrid.

El edificio está dividido en tres plantas principales y completa su oferta con un pequeño supermercado, un restaurante y dos sótanos de aparcamiento que permitirán hacer la compra de forma más cómoda y dinámica. Con 26 puestos en total la primera planta está dedicada a la venta de producto perecedero y está dividida en 14 puestos de mercado tradicional. La segunda planta está compuesta por 12 puestos de "showcooking "take away" y además, actividad cultural, ya que disfruta de un gran espacio multifuncional de 175 m2 que acogerá diferentes iniciativas expositivas y de difusión artística así como ponencias, coloquios, presentaciones, instalaciones, talleres o cursos, cuenta también con una terraza de 50 m2. La guinda del proyecto es un restaurante con terraza ubicado en la tercera y última planta del edificio. Un espacio de de 360 m2 únicos en Madrid con vistas de altura al barrio de Chueca.

Entre los puestos de este nuevo mercado nuevas incorporaciones como Las hamburguesas Raza Nostra de nuestro amigo el chef Juan Pozuelo o el sushi de la mano de Sushi Market son algunos de los atractivos más llamativos. También gran panadería de la mano de la prestigiosa Viena La Bagette, así como Delicata y su cocina griega o La famosa Casa del bacalao entre muchos otros.

El Mercado de San Anton representa también a un nuevo modelo de mercado sostenible preocupado por el medioambiente. El edificio está cubierto por un gran lucernario que además de permitir la entrada de luz natural funciona como un enorme colector de energía fotovoltaica ya que son placas solares los cristales que se observan. El suelo del mercado es de basalto fundido, un material originalmente reutilizado. Dispone también de un sistema de recogida que reduce en un 80% el volumen de basura orgánica y en el garaje cuenta con cargadores para coches eléctricos. 

El mercado tiene conexión WIFI gratuita en todas sus plantas.

La zona donde se ubica el nuevo Mercado de San Antón se caracteriza urbanísticamente por tener uno de los tejidos de viviendas más homogéneos de Madrid. Viviendas antiguas, propias del último tercio del siglo XIX, muy al gusto de la época, con sus balcones, librillos, fraileros y revocos color ocre, albero y oro. Pero en este Madrid tan castizo y galdosiano poca importancia se prestaba al carácter y estética de los edificios públicos siendo el caso del Mercado de San Antón un ejemplo más que significativo. Conscientes de esta realidad Ana Mª Montiel Jiménez y José María García del Monte arquitectos de este nuevo proyecto, han afrontado nueva la intervención del mercado tratando de entrar en sintonía con el barrio desde el contraste matizado y sin estridencias.


En la tercera y ultima planta del mercado se encuentra el restaurante y terraza "La Cocina de San Antón". No es una casualidad que Osborne haya elegido este fantástico espacio para ofrecer lo mejor de sus productos. Situado en la tercera planta del mercado cuenta con casi 400 metros2 de terraza-lounge con espectaculares vistas al cielo de Madrid y a las calles del encantador barrio de Chueca. Dispone, además, de otros 300 metros2 en el interior con una ambientación diferente que ha sido cuidada al detalle y que comprende una mezcla de mobiliario contemporáneo en diferentes acabados. La carta ofrece principalmente una "cocina de mercado", siempre productos frescos y naturales propios de temporada, inspirados en la cocina tradicional española con algunos toques internacionales, todo asesorado por Pepe Rodriguez Rey y un equipo de 48 personas, doce de ellas en cocina. 

La barra de apoyo al restaurante, ofrece una propuesta donde la cocktelería se vuelve protagonista, además de una amplia variedad de refrescos, zumos y snacks."La cocina de San Antón" presenta un novedoso concepto: "TU ELIGES EL PRODUCTO EN EL MERCADO Y NOSOTROS TE LO COCINAMOS A TU GUSTO". Los visitantes del mercado pueden elegir un producto de carne o pescado advirtiendo que es para el "COOKING DE LA COCINA DE SAN ANTON" y una vez les hayan envasado el producto, se lo preparan en el restaurante acompañado de diferentes guarniciones y salsas, todo un placer y garantía de frescura y calidad. También Juanjo Oliva, el prestigioso diseñador nacional con una amplia y reconocida trayectoria en el mundo de la moda, ha sido el artífice del diseño de los uniformes de los camareros de "La Cocina de San Antón", inspirándose en el concepto del sello, ha conseguido plasmar el estilo sobrio y elegante que le caracteriza. El espacio cuenta con su propia página web desde donde el público podrá estar al tanto de las últimas novedades: www.lacocinadesananton.com.

 


Los puestos del mercado

 

Primera Planta: mercado de productos tradicionales, núcleo principal del edificio.

Charcutería y Quesería La Charcutería de Octavio
Carnicería: Hamburguesas Raza Nostra
Ahumados y Salazones: La Casa del Bacalao
Carniería: Terravileña
Tahona Panadería: Viena La Bagette
Carnicería Lalo Carnecerías
Pescadería: La pescadería de San Antón
CongeladosFoodart
Aves, Huevos y Caza: Aves, Huevos y Caza Alian
Frutas y Verdura: La Flor de San Antón y Palacios Roca
Frutería: 4 Hojas C.B.
Comida Delicatessen: La Alacena de Víctor Montés
Cafetería La Alacena de Víctor Montés

Planta segunda: Espacio de "ShowCooking" y comida para llevar. Espacio cultural con Sala de exposiciones, eventos ypresentaciones.

Chocolates y Repostería Delicious Coffee
Batidos y Zumos: La Flor de San Anton
Comida Japonesa Sushi Market
Comida ItalianaGusto de la Accademia
Especialidades Griegas – Delicata
Ahumados y Salazones La Casa del Bacalao
Marisquería Sabores del mar
Grill Asador La Manuela
Puturru de Foi
Taberna Vinoteca La Imperial
Sala CulturalEspacio Trapezio
Terraza Sala de Exposiciones-


Un buen plan de Domingo: Mercado de San Anton.
Una de las frases que más se repite cuando llega el fin de semana es la de ¿Que plan tenéis para hoy?, desde Gastrotxusan os propongo que os acerquéis al Mercado de San Antón, seguro que no os defraudara.

El Mercado de San Antón ubicado en la calle Augusto Figueroa; sigue la tendencia iniciada por el Mercado de  San Miguel, pasando de ser un mercado convencional de barrio a ser un autentico multiespacio para los gourmets más exigentes.

El Mercado se divide en tres planta ; en la primera planta encontrareis los típicos puestos de cualquier mercado ( charcutería, pescadería, frutería...), pero con una diferencia respecto de los mercados convencionales, basada en el exclusividad de los  productos que en ellos se venden; ¡¡Ojo esta exclusividad se paga!!

Una de las particularidades de este mercado es el "cooking" consistente en el hecho de que los productos que compréis en la planta baja podréis pedir que os los preparen de la manera que mas os guste en el restaurante de la tercera planta: " La cocina de San Antón".

En la segunda planta se sitúan las diferentes "tiendas/restaurantes" que os permitirán degustar platos de diferentes partes del mundo; la variedad es muy amplia, y lo mas conveniente es que vosotros mismos los vayáis descubriendo, no obstante mi recomendación es que probéis  la musaka de verdura del puesto griego, así como las mini hamburguesas de foie de " Puturru de foie", sin olvidarme para los que tengáis mas hambre del gran cachopo; de postre y para dar un toque dulce en " Delicius cofee" os aconsejo la tarta de queso.

En la tercera planta y como ya os anticipaba, se encuentra la alternativa a los puestos de la segunda planta:"La cocina de San Antón", este restaurante perteneciente al Grupo 5J platea una cocina mediterránea en la que como no podía ser de otra manera el elemento fundamental es el cerdo Ibérico; en cuanto a mi recomendación, no os olvidéis de probar el salmorejo y el solomillo Ibérico al Pedro Ximenez.

Por último, ahora que empieza el buen tiempo (o eso dicen), no dejéis de visitar la terraza del Mercado, ya que es uno de los grandes atractivos de este espacio, en sus sillones o en la barra, podréis tomar el aperitivo y si estáis con ganas probar sus mojitos, Gintonics... (La terraza cierra sobre las 2 am).


MERCADO SAN ANTÓN

C/ Augusto Figueroa, 24
28004 Madrid
Contacto:
info@mercadosananton.com
Tel: 91. 330.07.30


Transporte
METRO
.Chueca
.Gran Vía

BUS
.No. 147
.No. 15

PARKING

Supercor
Augusto Figueroa 24



Ver mapa más grande

martes, 6 de noviembre de 2012

Mausoleo de O'Donnell en las Salesas Reales

Leopoldo O'Donnell
I Duque de Tetuán, Conde de Lucena y Vizconde de Aliaga


El 5 de noviembre de 1867, Leopoldo O’Donnell moría en su exilio voluntario en Biarritz, pocos meses después de haber ocupado por última vez, durante dos años (1865-1866) , la presidencia de un gobierno bajo la reina Isabel II. Con él desaparecía una de las figuras más representativas de la evolución política de la España isabelina. Militar de carrera y aristócrata de ascendientes irlandeses, O’Donnel había nacido en Santa Cruz de Tenerife en 1809. 



A la muerte de Fernando VII, se decantó por el bando liberal favorable a la reina niña y combatió contra los carlistas, lo que le supuso diversos ascensos. En 1839 fue nombrado Capitán General de Aragón, Valencia y Murcia y por su victoria sobre el carlista Cabrera fue nombrado teniente general y recibió el título de Conde de Lucena. En 1840, al final de la regencia de María Cristina, su moderantismo le llevó a emigrar a Francia, pero cuatro años después, por decisión de Narváez, ocupó la Capitánía General de la Habana, en la que permanecería hasta 1848.


A su vuelta, fue senador y dirigió la Academia de Infanteria de Toledo, pero cada vez más involucrado en política participó con el general Dulce en la Vicalvarada, que en 1854 daría paso al Bienio Progresista. Sin embargo, su liberalismo era más moderado y con la fundación de la Unión Liberal pretendió aglutinar un partido sin los extremismos de moderados y progresistas.


Llegó así a presidir un gobierno entre 1856 y 1857. Vuelto el moderado Narváez al gabinete, tras la declaración de guerra contra Marruecos, a finales de 1859 fue enviado con un ejército, en el que se distiguiría el general Juan Prim, a luchar al norte de Africa. Por los éxitos militares conseguidos en aquella contienda, que terminó con el Tratado de Wad Ras, recibiría el título de Duque de Tetuán. De nuevo en Madrid, aún volvería a presidir el Consejo de Ministros, pero los desacuerdos con el entorno de Isabel II le llevarían a abandonar otra vezEspaña.

Tras su muerte en Biarritz, sus restos fueron llevados a la capital y enterrados provisionalmente en la Basílica de Atocha hasta que, en 1870, recibió nueva sepultura en un sarcófago neorrenacentista que está en las madrileña iglesia de la Salesas Reales.


Los restos mortales de Leopoldo O'Donnell permanecieron en la Basílica de Atocha de Madrid hasta 1870, en que fueron trasladados a la Iglesia del Convento de las Salesas Reales de la misma ciudad. Desde entonces, se hallan en un mausoleo de estilo neorrenacentista labrado en mármol de Carrara por el escultor Jerónimo Suñol.







Leopoldo O'Donnell

Leopoldo O'Donnell
O'Donnell en una litografía de 1889.



14 de julio de 1856 – 12 de octubre de 1856
Predecesor Baldomero Espartero
Sucesor Ramón María Narváez

30 de junio de 1858 – 2 de marzo de 1863
Predecesor Francisco Javier de Istúriz
Sucesor Manuel Pando Fernández de Pinedo

21 de junio de 1865 – 10 de junio de 1866
Predecesor Ramón María Narváez
Sucesor Ramón María Narváez

Datos personales
Nacimiento 12 de enero de 1809
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Santa Cruz de Tenerife, Tenerife, España
Fallecimiento 5 de noviembre de 1867
Flag of France.svg Biarritz, Francia
Partido Unión Liberal
Cónyuge Manuela María Bargés y Petre
Ocupación Militar
Leopoldo O'Donnell y Joris (Santa Cruz de Tenerife (Islas Canarias), 12 de enero de 1809Biarritz (Francia), 5 de noviembre de 1867) fue un noble, militar y político español, Grande de España como Duque de Tetuán, I Conde de Lucena y I Vizconde de Aliaga.
Presidió el Consejo de Ministros, después del bienio progresista de Baldomero Espartero en 1856, y también en 1858–1863, y en 1865–1866, durante el Reinado de Isabel II.1 2

Origen

Fue el menor de los dos hijos del matrimonio de Carlos O'Donnell y Anethan y Josefa Joris de Casavilla. Su familia era de origen irlandés, y descendía de Calvagh O'Donnell, jefe del clan de los O'Donnell y chieftain de Tyrconnell a mediados del siglo XVI. Nació en el seno de una familia de gran tradición militar: su padre era comandante general de Canarias; su tío fue Enrique José O'Donnell, conde de La Bisbal. O'Donnell continuó esta tradición ingresando en el regimiento de infantería Imperial Alejandro con el grado de subteniente.

Guerra carlista

A la muerte de Fernando VII en 1833, estalló la Primera Guerra Carlista entre los partidarios de la hija de Fernando, Isabel II (isabelinos) y los de su tío, hermano de Fernando VII, Carlos María Isidro de Borbón (carlistas). O'Donnell, que ocupaba por entonces el grado de capitán, se alineó en el bando isabelino, a pesar de tener hermanos y a su padre en el bando carlista. Por sus distintos hechos de armas en el conflicto, ascendió sucesivamente a coronel, luego a brigadier y en junio de 1837 a mariscal de campo.
En 1839, es nombrado capitán general de Aragón, Valencia y Murcia. Al vencer al general Cabrera en Lucena del Cid, se le concedió el título de conde de Lucena y ascendió a teniente general.

Exilio y sublevación

Por sus convicciones moderadas, tuvo que emigrar a Francia, tras la revolución progresista de septiembre de 1840 que provocó la renuncia de María Cristina de Borbón-Dos Sicilias (madre de Isabel II) a la regencia.
En 1841 figura en la conspiración moderada del general Diego de León, contra la regencia del general Espartero. En ella, O'Donnell había recibido el encargo de alentar la sublevación militar de Pamplona, pero, al fracasar en Madrid el asalto al Palacio Real, intentado por León el 7 de octubre, tuvo que volver a refugiarse en Francia.
En 1844, estando el general Narváez en el poder, se le nombró capitán general de La Habana, cargo que ocupó hasta 1848. Al regresar a la península fue nombrado senador y director general de la Academia de Infantería de Toledo.
Desde 1853, empieza a interesarse por la política activa y en junio de 1854, al frente de un batallón de Infantería y unido al general Dulce, se levanta contra el Gobierno; éste envía al general Blaser a enfrentarse con él. El encuentro tuvo lugar en Vicálvaro y tras un combate simulado (se conoce como la Vicalvarada), ambos militares se retiraron, quedando a la espera, hasta que el 7 de julio se publicó el Manifiesto de Manzanares, redactado por Antonio Cánovas, que atrajo a su bando a gran parte del ejército. Con el triunfo revolucionario, Espartero es nombrado Presidente del Consejo de Ministros y O'Donnell ocupa la cartera de Guerra.

Golpe de Estado y Presidencias

En las nuevas Cortes formará un nuevo grupo político conocido como Unión Liberal. Partido con el que tratará de unir a moderados y progresistas.

Batalla de Tetuán de Dionisio Fierros Álvarez

Golpe de Estado, bienio progresista y presidencia de 1856 a 1857

El Bienio progresista había comenzado con la revolución de 1854 en España y el golpe de Estado del General O'Donnell -que con el apoyo de Francia y Gran Bretaña, y desde la embajada británica en Madrid, dio en julio de 1854)- que puso a Baldomero Espartero (del Partido Progresista) como Presidente del Consejo de Ministros de España y cuyo gobierno finalizará cediendo la presidencia del consejo de ministros al propio O'Donnell.3 4 El gobierno de O'Donnell durará hasta octubre de 1857, año en que sería sustituido por Narváez.

Presidencia de 1858 a 1863

Vuelve al poder en julio de 1858. Durante este gobierno declara la guerra a Marruecos el 22 de octubre de 1859, y O'Donnell se coloca al mando de las tropas, ocupando Tetuán (véase Batalla de Tetuán) (febrero de 1860). El tratado de Wad-Ras, que puso fin a la guerra, reconoció las posiciones españolas en el norte de África y amplió el territorio de Ceuta. La victoria le valió el título de duque de Tetuán con Grandeza de España.
En 1862, con aprobación de la reina Isabel II, envió a Sudamérica una expedición de estudio científico escoltada por cuatro navíos de guerra bajo las órdenes del vicealmirante Luis Hernández-Pinzón Álvarez (descendiente directo de los hermanos Pinzón). Estas naves eran las fragatas gemelas a hélice Triunfo y Resolución, la corbeta de hélice Vencedora y la goleta protegida Virgen de Covadonga. El propósito que llevó a las autoridades de Madrid a incluir naves de la armada en una misión de estudio, no sólo fue para exhibir la patente de Potencia, costumbre por cierto extendida a los países europeos como Gran Bretaña, sino para que aquellas sirvieran como elementos de apoyo a una serie de reclamos presentados por ciudadanos españoles residentes en las Américas. Esto derivó en la Guerra del Pacífico (18641883 –a todos los efectos terminada en 1871–).

Gobernó hasta marzo de 1863, cuando por presiones del Partido Moderado presentó su dimisión, siendo sustituido por el marqués del Duero.

Últimos años gobierno 1865-1866 y muerte en 1867

De su gobierno cabe destacar la rápida expansión de las líneas de ferrocarril, además de la guerra contra Marruecos (Guerra de África), guerra de relevada importancia al devolver a los españoles el patriotismo ansiado por el Duque de Tetuán. En 1865, las protestas estudiantiles (por el cese de Emilio Castelar) y la sangrienta represión por el gobierno (Noche de San Daniel), llevan de nuevo a O'Donnell a la presidencia del Gobierno y al ministerio de la Guerra. Tras la sublevación de sargentos de San Gil, el 22 de junio de 1866, y enfrentado con Isabel II, O'Donnell deja su cargo y marcha a Biarritz, donde muere el 5 de noviembre de 1867.

Los restos mortales de Leopoldo O'Donnell permanecieron en la Basílica de Atocha de Madrid hasta 1870, en que fueron trasladados a la Iglesia del Convento de las Salesas Reales de la misma ciudad. Desde entonces, se hallan en un mausoleo de estilo neorrenacentista labrado en mármol de Carrara por el escultor Jerónimo Suñol.

Anecdotario

Tras la Guerra de África, se hace acampar al ejército victorioso en un descampado al norte de Madrid, mientras se hacen los preparativos para una entrada triunfal en la capital, que nunca sucedió. Alrededor del campamento —que de provisional se iba convirtiendo en permanente— se fueron instalando comerciantes y se creó el barrio conocido hasta hoy como Tetuán de las Victorias.

Referencias

  1. [Conflictividad social y revuelta política en Zaragoza, 1854-1856, Vicente Pinilla Navarro, Diputación General de Aragón, 1985, pág. 206]
  2. La financiación exterior del capitalismo español en el siglo XIX, María Teresa Costa, Editions de la Universitat de Barcelona, 1982, ISBN 84-7528-051-X, pág. 43
  3. [Conflictividad social y revuelta política en Zaragoza, 1854-1856, Vicente Pinilla Navarro, Diputación General de Aragón, 1985, pág. 206]
  4. La financiación exterior del capitalismo español en el siglo XIX, María Teresa Costa, Editions de la Universitat de Barcelona, 1982, ISBN 84-7528-051-X, pág. 43
Fuente: Wikipedia
Predecesor:
Baldomero Espartero
Presidente del Consejo de Ministros de España
Escudo del rey de España abreviado antes de 1868.svg

14 de julio de 1856 - 12 de octubre de 1856
Sucesor:
Ramón María Narváez
Predecesor:
Francisco Javier de Istúriz
Presidente del Consejo de Ministros de España
Escudo del rey de España abreviado antes de 1868.svg

30 de junio de 1858 - 2 de marzo de 1863
Sucesor:
Manuel Pando Fernández de Pinedo
Predecesor:
Ramón María Narváez
Presidente del Consejo de Ministros de España
Escudo del rey de España abreviado antes de 1868.svg

21 de junio de 1865 - 10 de junio de 1866
Sucesor:

Ramón María Narváez

Quejas urbanísticas en Chueca

Atentado Urbanístico

viernes, 2 de noviembre de 2012


Festivo 1 de noviembre y de madrugada, con nocturnidad y alevosia, así es como actuó una Bulldozer en un local bajo de de la calle San Gregorio demoliendo los muros de un antiguo teatro. Según el testimonio de los vecinos del inmueble, los nuevos inquilinos del local pretenden a toda costa, en contra la voluntad de todos los propietarios del inmueble, de la mayoría de los vecinos de la calle San Gregorio y de la propia legislación (ZPAE), montar un bar con el propósito de quedarse con la pequeña plaza que hay en esa calle para instalar una muy rentable terraza (autorización que compete al   concejal del distrito centro). Se requirió de la intervención de policía, bomberos y SAMUR.


¿Consentirá Urbanismo un delito así?

¿Le habrá aconsejado alguien en el ayuntamiento que proceda de semejante manera? No es la primera vez que dirigentes del ayuntamiento en claro fraude de ley negocian con este gremio las infracciones a las normas.

¿Tendrá ya pactado el inquilino infractor el negocio de la terraza con el concejal del distrito centro José Enrique Núñez?
Más bares, que tendrán más aforo, y por tanto menor seguridad, más terrazas y más terrazas (legales e ilegales), más impuestos, más ruido, calles más sucias y MENOS ESPACIO PÚBLICO PARA LOS VECINOS. Esa es la política del ayuntamiento de Madrid...empeñado entregar el centro de nuestra ciudad a cuatro empresarios amigos. Fiestones discotequeras por doquier, de eso también saben en el ayuntamiento, y barrios enteros llenos de publicidad ilegal para anunciarlas (entre ellas la tristemente celebre)...y suma y sigue. Evidentemente hay quienes están ganando mucho mucho con todo esto. ¿Amigos de quién?
Dentro de poco, cuando saquen del cajón la ordenanza de terrazas que están preparando (la última tiene poco más de un año y se aprobó un mes antes de las elecciones municipales, sin apenas información) probablemente no podremos ni andar por las aceras ni dormir en nuestras casas; por lo que además probablemente les tendremos que pagar x% más impuestos.

Fuente:Asociación de Vecinos de Chueca





viernes, 2 de noviembre de 2012

Casa de las Siete Chimeneas



El Madrid del terror

Para comenzar este itinerario por el Madrid más tétrico haremos una primera parada en la Casa de las Siete Chimenas, probablemente el punto de la ciudad que más historias de misterio encierra aunque nos centraremos solo en una, en la que le dio su merecida y perturbadora fama. Situada a escasos metros de la Gran Vía, en la Calle Infantas, desemboca en una plazuela con encanto y tranquila, la Plaza del Rey. Hoy en día en este edificio, fácilmente reconocible por las siete chimeneas que coronan su tejado, tiene su sede el Ministerio de Cultura y parece un palacio antiguo sin más relevancia, pero no debemos dejarnos engañar por su inocente apariencia, su existencia siempre ha estado ligada a hechos oscuros y tenebrosos


Levantada en el Siglo XVI, el edificio se construyó por orden de un montero de Felipe II quien se la regaló a su hija Elena,  recién casada con un Capitán de la Armada Española, el Capitán Zapata. En esta casa la pareja fijó su residencia y vivió feliz, pero a las pocas semanas él tuvo que acudir al frente a combatir a Flandes, a la batalla de San Quintín. Elena quedó sola en casa, desamparada, esperando noticias de su marido hasta que recibió la peor notificación posible, su esposo acabar de fallecer en el frente.

La joven viuda entró en un estado de desconsuelo máximo, sumida en la mayor de las amarguras, sin entender a razones. Loca de pena y desconsolada se convirtió en un alma errante que deambulaba por la casa hasta que un día apareció muerta, tumbada sobre la cama, eso sí, con una enigmática sonrisa dibujada en su rostro. Aparentemente había muerto por desamor pero la gente del servicio siempre mantuvo una opinión bien diferente, su ama mostraba claros signos de violencia cuando apareció muerta en su alcoba. El extraño fallecimiento de Elena pronto se convirtió en la comidilla de todo Madrid y un secreto, hasta entonces oculto, no tardó en vez la luz. Elena tenía un amante y éste no era un cualquiera, se trataba nada más ni nada menos del monarca regente, Felipe II.

Fue el propio rey el que encargó abrir una investigación a fondo para esclarecer las misteriosas circunstancias del suceso pero cuando las personas adecuadas llegaron a la Casa de las Siete Chimeneas para comenzar su trabajo descubrieron que el cadáver de Elena había desaparecido. Nadie lo había visto salir pero tampoco estaba en su interior, ¿dónde estaba el cuerpo inerte de Elena?

Es a partir de ese momento y de esa extraña desaparición cuando se empezaron a producir una serie de extraordinarias apariciones en la casa. Fueron muchos los testigos que juraron haber visto a un espectro caminando por el alero del tejado. Una doncella vestida de blando que desfilaba con paso lento, unas veces sujetando una antorcha y otras, dándose golpes en el pecho. Un fantasma que a la vista de todos, terminaba su enigmático paseo, firme y quieto, apuntando con uno de sus brazos, de forma clara hacia el Alcázar, residencia entonces del monarca…

Con el paso de los años y del tiempo las apariciones dejaron de producirse y la historia de Elena cayó en el saco del olvido. Por el palacio pasaron muchos nobles y terratenientes hasta que en el Siglo XIX, el Banco de Castilla se hace con la propiedad de este peculiar edificio. El misterio de Elena recobró importancia con un inesperado giro en la trama. Durante las obras de reforma del edificio, tras uno de los muros del sótano, unos operarios descubrieron, con estupor, el cadáver de una mujer con un puñado de monedas de oro, éstas, curiosamente, de la época de Felipe II…

No obstante, estos no son los únicos acontecimientos misteriosos que rodean a la Casa de las Siete Chimeneas. Años más tarde, en el Motín de Esquilache que se produjo este mismo edificio, un mayordomo fue golpeado hasta la muerte y de forma mucho más reciente, en 1960, en unas nuevas reformas se encontró un nuevo cuerpo, éste masculino y por supuesto anónimo, tras una de las paredes de la casa. Así se escribe la historia de la casa encantada, la más famosa de Madrid pero no la única.

FUENTE: http://secretosdemadrid.wordpress.com/

jueves, 13 de septiembre de 2012

Feria Giftrends Madrid

Los comercios de Salesas y Triball esperan recibir a miles de visitantes

Noticias EFE



Los comercios de los barrios madrileños de Salesas y Triball serán promovidos esta semana por la feria Giftrends Madrid como ejes de vanguardia de la oferta de compras de la capital, ha informado hoy Ifema.
La Institución Ferial de Madrid (Ifema), que organiza del 12 al 16 de septiembre la feria del comercio y la distribución Giftrends, ha incluido en esta edición un programa dirigido a atraer público a dichos ejes comerciales ubicados en el centro de la ciudad y que extenderán su horario comercial.
La iniciativa se llama Giftrends City y ofrecerá al público madrileño y a los miles de profesionales nacionales e internacionales que acudirán a la feria descuentos en compras, degustaciones gratuitas, obsequios de bienvenida en distintos establecimientos, la posibilidad de participar en talleres joyeros o visitas nocturnas al Museo del Romanticismo, entre otras propuestas.
Se desarrollará primero para los visitantes y expositores de la feria Giftrends Madrid y posteriormente, el sábado 15, a todo el público que quiera acudir a conocer dicha zona comercial.
Los comercios extenderán sus horarios y ofrecerán todo tipo de alternativas para los visitantes.
Según los organizadores, el programa ha sido creado para que los establecimientos -muchos de ellos especializados- de Madrid se muestren como escaparate de las tendencias y vanguardia de la oferta de compras de la capital.
Por su parte, Giftrends Madrid atraerá a la capital a más de 40.000 visitantes profesionales.
En torno a los 2.500 serán internacionales y el resto provendrán de las comunidades autónomas españolas. EFE


En este evento comercial organizado por IFEMA, se celebran los salones INTERGIFT, IBERJOYA y BISUTEX. Más de 1.500 empresas y una oferta líder en regalo, decoración, joyería y bisutería.

Información de contacto


lunes, 3 de septiembre de 2012

El café de Las Salesas

ANTONIO MACHADO Y ROSARIO DEL OLMO. 

Publicado originalmente en Antiguos Cafés de Madrid y otras cosas de la Villa 

Por M. R. Giménez. 


Café de las Salesas el día 8 de diciembre de 1933. 

En ella aparecen Antonio Machado, Rosario del Olmo y el camarero Braulio.
(Extraida del blog minernm.blogspot.com)


Desde el mes de diciembre de 1878, cuando la actual calle del Conde de Xiquena tenía por nombre el de calle de las Salesas (cuyo cambio de denominación se produjo en el año 1901) y hasta el mes de septiembre de 1945, estuvo abierto en Madrid el café de las Salesas

Con divanes de rojo peluche y espejos en las paredes para multiplicar las dimensiones del local pequeño e irregular, el café de las Salesas estuvo situado en el actual número 17 de la calle del Conde de Xiquena y hacía esquina a la plaza de las Salesas. Era un café de barrio, entonces apartado del centro, tranquilo y popular, recatado e íntimo. 

Gracias a su cercanía al Palacio de Justicia, que desde el año 1870 ocupa el antiguo monasterio de la Visitación de las Salesas Reales (1758), este café siempre tuvo abundante y pacífica clientela compuesta por los abogados, testigos y parientes de los procesados, alguaciles, escribanos, procuradores y los numerosos periodistas que por el café pasaban para indagar sobre las noticias más señaladas de las causas juzgadas en los tribunales y que solían hacer mención en sus crónicas de los riñones salteados, las tortillas, el “beefteak” con o sin patatas que incluía el menú de los jueces más afamados. 

Uno de los casos que más revolucionó tanto la opinión pública como la prensa de Madrid, fue el famoso Crimen de la calle de Fuencarral. En 1888, año del suceso, el café de las Salesas fue el establecimiento más beneficiado por haber aumentado sus ganancias de manera espectacular, gracias a que todo el mundo acudía a él en busca de noticias. También el café de las Salesas servía consumiciones a los detenidos. 

El dramaturgo y escultor Francisco Oliver Crespo (1873-1957), que fue el primer presidente de la Sociedad General de Autores, sitúa la acción de su obra “El crimen de todos” en el café de las Salesas. 

En el año 1918 una huelga del gremio de camareros dejó sin servicio a los cafés de Madrid, lo que provocó un desfavorable ambiente público. Un anuncio en prensa del día 3 de octubre avisaba de la incorporación al trabajo de los mozos del café de las Salesas como consecuencia de haber aceptado el dueño del mencionado establecimiento las bases presentadas por los camareros

Fuente: B.N.E.
Anuncio de los grandes conciertos del café de las Salesas, que también contaba con billares.

Entre las innumerables tertulias que tenían lugar en el café de las Salesas hay que destacar la de “Los salesianos”, por su variopinta composición. Desde las 11 horas de cada mañana y hasta la 1’30 horas de la tarde, esta peña mantenía sus reuniones diarias con la máxima de jamás se riñe, sólo se discute sin violencia. Lo más curioso estribaba en que únicamente se hablaba de política, siendo los integrantes de ideas tan dispares como Marino García, militante comunista y Francisco Olías, representante de la derecha más recalcitrante. El periodista Augusto Vivero Rodríguez, era el presidente de la tertulia, en la que también participaba Eduardo Ortega y Gasset (hermano mayor del filósofo). Ex directores generales, ex gobernadores, abogados componían el curioso y dialogante grupo que usaba como distintivo plumas estilográficas de una marca determinada, cuya obligatoria adquisición era imprescindible para participar en la peña de “los salesianos”. 

Fuente: B.N.E.
Tertulia o peña de "Los salesianos" en una fotografía de Alfonso (1935).


En numerosas ocasiones elementos fascistas, en los años inmediatamente anteriores a la Guerra Civil Española, prorrumpían en el café con ánimo de provocar disputas contra el grupo de “Los salesianos”. Bajo la consigna de no atacar, pero sí defenderse, cada uno de los integrantes de la peña asía con fuerza la botella que estaba consumiendo, mientras la charla continuaba. 

El café de las Salesas desapareció, como tantos otros de Madrid, pero su recuerdo quedó vivo en la memoria de todos gracias a una fotografía de Alfonso (Alfonso Sánchez García. 1880-1953). 

El día 8 de diciembre de 1933 la periodista Rosario del Olmo se reunió con el poeta Antonio Machado Ruíz (1878-1939) en el café de las Salesas, con el fin de realizar una entrevista para el periódico “La Libertad”, que no saldría publicada hasta el día 12 de enero del año siguiente y cuyo título era: “Deberes del arte en el momento actual”. 

Fuente: B.N.E.
Esta es la fotografía que ilustra la entrevista del periódico "La libertad" publicada en el año 1934 y tomada en diciembre del año 1933.


Por alguna razón desconocida, la magnífica fotografía tan sólo apareció casi íntegra en el momento de ilustrar la interviú. Luego fue recortada. En la actualidad sigue siendo una de las imágenes más famosas y bellas del poeta Machado. 

Se aprecia en el primer original el interior del café de las Salesas en el año 1933. Cómo eran las mesas de mármol, los espejos de sus paredes en donde se reflejan las columnas y lámparas del local, el teléfono de campanillas, un calendario marcando el día 8 y la imagen discreta de Braulio, el camarero. 

El poeta aparece tranquilo, apenas con un atisbo de sonrisa, mientras que Rosario del Olmo manifiesta mayor complacencia ante el fotógrafo. Ambos morirían en el exilio, tras la Guerra Civil. 

Pocos datos biográficos se han podido encontrar sobre la periodista Rosario del Olmo, que escribió en los periódicos: “Nuevo Mundo”, “El Heraldo de Madrid”, “La Esfera”, “La Libertad”, “La Luz”, “Mundo Obrero” y la revista republicana “El Mono Azul” que se publicó durante toda la Guerra Civil. 

Rosario escribía reportajes sobre lugares y monumentos españoles, ya en 1928, pasando a realizar crónicas de opinión y entrevistas en el año 1931. 

Fuente: B.N.E.
Congreso Internacional de Escritores Antifascistas (1937). Rosario del Olmo se sitúa en la parte izquierda y junto a ella aparece María Teresa León, compañera de Rafael Alberti.


Comunista de afiliación firmó declaraciones contra la pena de muerte junto a otros intelectuales, rubricó el Manifiesto de la Alianza de Escritores Antifascistas para la defensa de la cultura y participó, en el año 1937, en el II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura celebrado en Valencia, con María Teresa León, María Zambrano, Margarita Nelken, Amparo González Timón, Juan Negrín, Bernardo Giner de los Ríos, Luis Cernuda, León Felipe, Rafael Alberti, entre otros nombres destacados. 

En palabras de Arturo Barea Ogazón (autor de “La forja de un rebelde”), a quien Rosario del Olmo sucede como jefa de la Oficina de prensa de Madrid durante la Guerra Civil Española, ella era una chica pálida e inhibida, discreta, severa y rectilínea que se mantuvo en su puesto hasta el final y de la que sabemos poco ya que es otra de las Mujeres Olvidadas. 

La verdad se le debe a todos los hombres del mañana” Rosario del Olmo – 1932. 





Fuentes:
Minernm.blogspot.com (Miner)
Hemeroteca ABC
Hemeroteca B.N.E.
Prensahistorica.mcu.es
“Las calle de Madrid” Pedro de Répide.


Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More