Nuestra historia

Cada rincón de nuestra ciudad respira historia. Cada detalle nos habla de un pasado cercano, o lejano, recordado o desconocido, alegre o nostálgico... pero siempre sorpredente.

Nuestras calles

Dejáte llevar por las calles de nuestro barrio y entra en ese laberinto de vivencias y recuerdos, en un mar de aromas, sonidos, sabores...

Nuestra moda

Arte, moda, creatividad... en todas sus formas. En todas sus facetas. En todos sus colores.

Nuestra gastronomía

El paladar se sorprende en cada nuevo rincón en el que probarás los sabores de todo el mundo, reunidos en un solo barrio.

Nuestra gente

La mayor riqueza de nuestra ciudad.

jueves, 29 de enero de 2015

Jornada Un Plan Para Chueca

Éxito de la Jornada Un Plan Para Chueca

27 enero 2015 escrito por  

Minutos antes de comenzar la jornada | Foto: SOMOSCHUECA.COM

Ayer lunes 26 de enero se celebraba la jornada participativa Un Plan Para Chueca, que organizaba la Asociación de Vecinos de Chueca en colaboración con el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM), el Mercado de San Antón y nuestro periódico on line Somos Chueca.
Sin duda el resultado de la misma se podría declarar como de éxito total de convocatoria, con un auditorio prácticamente lleno. Evidentemente siempre habrá cosas que mejorar y que pulir en cuanto al funcionamiento, los tiempos, participación, etc. Pero sin duda es un muy buen punto de partida para que se cree un movimiento vecinal y un espacio donde se puedan compartir, proponer y debatir ideas por las diferentes entidades que conforman un barrio como el nuestro.
El acto comenzó con una breve introducción sobre la Asociación de Vecinos de Chueca, su historia, sus objetivos, los diferentes momentos que han vivido y el momento actual.
A continuación se entregó una placa conmemorativa a Mili, de la librería Berkana, por sus 20 años de historia en el barrio. Sin duda todo un referente de la historia de un barrio como Chueca, del movimiento LGTB, pero también un referente a nivel de nuestra ciudad y de nuestro país, como la propia Mili explicó. Y es que Berkana ha sido mucho más que una librería y es un espacio con unas características difícil de encontrar no solo en Madrid, donde es imposible, sino en otros lugares del mundo.
Entrega placa conmemorativa a Mili de Librería Berkana | Foto: SOMOSCHUECA.COM

Tras el momento de presentaciones y el pequeño homenaje a Berkana, los diferentes invitados fueron uno a uno lanzando las propuestas de mejoras para el barrio de Chueca.
Participantes:
María Luisa Martínez Vicente
Responsable Dpto. Investigación Desarrollo e Innovación COAM
Octavio Rodríguez
Presidente Asociación de Comerciantes Mercado de San Antón
Jorge Valencia Monedero
Socio Somos Chueca y Salesas – Periódico digital
Mili Garcia
Librera, editora y activista LGTB Librería Berkana
Dr. José Antonio Quevedo Seises
Director Director Centro Médico Regueros
Erika Escribano
Directora Centro de Rehabilitación Laboral y Psicosocial Vazquez de Mella
Irene Mera
Directora Oficina de La Caixa c/ Hortaleza
Alejandro Muñoz-Calero
Empresario El Huerto de Lucas
Luciano Fabbri
Empresario Inmobiliaria Estudio Argensola
David Ortega
Grupo municipal de UPyD
Juan Moreno
Grupo municipal de Izquierda Unida – Ganemos Madrid
José Manuel Dávila
Grupo municipal PSOE
David Erguido
Grupo municipal PP y Concejal Distrito Centro

Erguido aprovechó para anunciar algunas de las reformas en las calles del barrio de cara a la próxima legislatura, así como de asumir algunas de las quejas que se estaban dirigiendo directamente a la gestión del actual gobierno en el Ayuntamiento.
Auditorio lleno | Foto: AV Chueca

Aunque los tiempos se alargaron más de lo esperado, llegó el momento para los diferentes vecinos que acudieron al COAM. Fueron múltiples las intervenciones que se hicieron tanto a título personal como en nombre de diferentes entidades, asociaciones o colectivos, así como de diferentes comercios del barrio, tanto de toda la vida como de recién llegados.
Todas las propuestas que se plantearon en el acto fueron recogidas por la Asociación de Vecinos de Chueca, que sumadas a las que se han dejado en el buzón del Mercado de San Antón y las recibidas vía correo electrónico formarán un Plan para el Barrio que se entregará a las diferentes formaciones políticas que se presentan a las próximas elecciones municipales.
Entre lo más destacado y los temas recurrentes, queda claro que las principales preocupaciones de los vecinos son las que afectan al ruido, limpieza y reciclaje, y comunicación del barrio. Sin duda, el tema de la peatonalización de zonas no termina de poner de acuerdo a la comunidad, aunque el esperado plan para que Justicia sea Área de Prioridad Residencial sería una solución válida para los que están en contra de la peatonalización.
Las zonas comunes en las plazas, parques y espacios de convivencia, tanto para niños como para mayores, fue otro de los puntos que se destacaron en diversas ocasiones.
Por supuesto del Orgullo LGBT también se habló y existe una sensación generalizada de que ciertos intereses e interesados manejan esa celebración. Sin duda, las aportaciones que se hicieron dan a entender que en el barrio hay voluntad de que las fiestas del Orgullo Gay sean más de los vecinos y un lugar donde poder participar y consensuar ideas, y que no se trate solo de una fiesta de borrachera y música en directo.
Por último, los comerciantes también pusieron sobre la mesa diferentes iniciativas y plantearon la necesidad de unirse en busca del beneficio del colectivo.
Esta jornada ha sido un primer paso para compartir ideas y ponerse cara entre la comunidad, que esperemos pueda tener continuidad.
Por la parte que compete a este medio, estamos a disposición del barrio y, sobre todo, nos sentimos orgullosos de poder ser altavoz de muchas de esas ideas, propuestas o búsqueda de nexos y conexiones que muchos participantes en la tarde de ayer buscaban y no sabían cómo poder hacer llegar a sus vecinos.

martes, 23 de septiembre de 2014

Las Áreas de Prioridad Residencial (APR) en Madrid

A partir del próximo 1 de enero de 2015, entrará en vigor la nueva APR Sol-Palacio en el centro de Madrid. Las APR son áreas donde solo está permitida la circulación de vehículos de los vecinos de la zona.

  Pinchar para ampliar imágen.

viernes, 20 de junio de 2014

¡Paralicen las obras en la Plaza Villa de París!

Fuente: gentedigital.es 20/6/2014 - 07:23


 Las asociaciones de vecinos de Chueca y Justicia comenzarán este sábado su particular lucha para paralizar las obras en la Plaza de la Villa de París y evitar así su degradación. Lo harán con una jornada informativa (de 10 a 14 horas), que se suma a la puesta en marcha del movimiento vecinal 'Salvemos Villa de París', a la campaña de recogida de firmas a través de la plataforma Change.org, y a la recogida presencial entre los vecinos que se acercen a la convocatoria este fin de semana.

Una jornada que incluirá un concurso de disfraces para perros, música, cuentacuentos o una visita guiada en la que el escritor Antonio Balduque hará un recorrido histórico por el emblemático espacio. Con esta serie de acciones, ambos colectivos solicitan al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, la paralización de las obras en tanto no se les facilite información sobre el aspecto final que va a tener la plaza tras las mismas; y piden que se garantice que se van a respetar los valores urbanísticos, paisajísticos e históricos del lugar, así como su superficie vegetal. Para ello instan a que "ambas administraciones abran canales de diálogo con los vecinos y se tengan en cuenta sus demandas", explican.

 Incumplimientos Hace dos años comenzaba en la plaza la remodelación de la Audiencia Nacional y, con ella, las protestas vecinales. "Hemos ido comprobando con disgusto que el nuevo edificio superaba la altura del anterior en dos plantas, más un torreón que equivale a una planta más, desvirtuando de forma irreversible este rincón del Madrid histórico", apunta la asociación de Chueca.

Además, bucan ahora evitar "la segunda parte de este atropello urbanístico", las obras que sustituirán el aparcamiento subterráneo de la plaza por nuevas salas de vistas. Consecuencias de las nuevas salas Los vecinos advierten que la sustitución del aparcamiento supondrá "la eliminación de plazas de residentes, el aumento del tráfico en una zona que tiene como objetivo convertirse en APR (prioridad peatonal), la eliminación de árboles y superficie vegetal, la pavimentación de zonas que ahora utilizan los perros y los niños del barrio y restricciones a la movilidad de los vecinos". Recuerdan, también, que ya en 1976 se vivió una situación similar, con protestas vecinales.

 Las primeras protestas ocurrieron en 1976 Ya en 1976, proyectado el aparcamiento subterráneo en la Plaza de la Villa de París, los vecinos de la zona pelearon para evitar la destrucción del jardín histórico y preservar así uno de los escasos espacios verdes del distrito Centro. Entonces, tal y como recuerdan desde la Asociación de Vecinos de Chueca, el Ayuntamiento se comprometió a utilizar para su construcción el sistema en mina, por medio de un túnel, que permitía la conservación total de los árboles. Sin embargo, en 1977 comenzaron las obras y gran parte de la superficie vegetal se destruyó finalmente.


¡Paralicen las obras en la Plaza Villa de París!

Movimiento vecinal "Salvemos Villa de París"

¡Que la plaza sea para los ciudadanos, no para la Audiencia Nacional!
Esta plaza es uno de los pocos espacios en el barrio donde podemos recurrir los vecinos a convivir, donde nuestros hijos pueden jugar y nuestros perros pasear, donde podemos conocernos y charlar.
 Ya de por sí, esta plaza está bastante "invadida" por las medidas de seguridad debido a la inmediatez de la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo y aún así los vecinos sorteando los inconvenientes, disfrutamos de la sombra y el verdor de los arboles y buscamos pisar la tierra del suelo. Es nuestro punto de salvación de tanto cemento.
Por eso solicitamos la paralización de las obras iniciadas en la Plaza Villa de París en tanto no se garantice a los vecinos:
  • Información sobre el aspecto final que va a tener la plaza tras la reforma mediante una imagen tridimensional.

  • Que se van a respetar los valores urbanísticos, paisajísticos e históricos de la plaza, así como su superficie vegetal íntegra.

  • Información sobre el Plan de obras: si se va a restringir el acceso a los vecinos, en que zonas y fecha de finalización prevista.
Por el respeto a la convivencia, a los pocos espacios verdes en Madrid y al Patrimonio, os invito a firmar esta petición y a seguir toda la información sobre el desarrollo de las obras en:
Facebook.






martes, 7 de enero de 2014

Dos palacio y un destino incierto


A pocos pasos de la estación de metro de Alonso Martínez, entre las calles Mejía Lequerica y San Mateo, se encuentran dos hermosos palacios, decadentes y casi moribundos, testigos de un olvidado pasado aristocrático. Se trata del Palacio del Conde de la Unión de Cuba, del que hablaré otro día, un edificio más o menos bien conservado y el Palacio del Marqués de Ustáriz, una casa palacio del siglo XVIII que se encuentra en un estado lamentable.
En la foto superior se pueden ver los dos palacios, uno frente al otro, el que peor aspecto tiene, con la fachada blanca, es el del Marqués de Ustáriz.

Historia y descripción del Palacio

En el solar que hoy ocupa el palacio, hubo unas viviendas que fueron propiedad de la marquesa de Serra. En 1748, estas viviendas fueron vendidas como pago a sus acreedores al I marqués de Ustáriz.
Las viviendas, que no eran más que unas casuchas, que había en este solar, fueron derribadas y se comenzó a construir el palacio. Todavía se conserva la estructura original, tiene forma de U, la zona noble, lo que es la casa palacio, da a la calle San Mateo, el resto de los edificios que rodean el solar fueron cocheras y vivienda para el servicio.


En el centro del solar hubo un hermoso jardín, hoy desaparecido y convertido en un barrizal lleno de material de obra.
Se cuenta que este palacio contaba con una magnífica biblioteca y hermosos salones con espectaculares frescos.

En la segunda mitad del siglo XVIII, el palacio es adquirido por el conde de Villagonzalo y el edificio se mantuvo en poder de los descendientes del conde hasta el año 2002, que pasa a manos de una empresa inmobiliaria.


Estado actual del palacio


Este edificio que había sobrevivido a las guerras, a la piqueta y que cuenta con una protección de máxima categoría, llegó al siglo XXI en un estado lamentable y ruinoso.
Como dije anteriormente, en 2002 fue adquirido por una empresa inmobiliaria que, al parecer, también se hizo con la propiedad de otros edificios singulares de Madrid. En este caso, en el viejo y arruinado Palacio de Ustáriz, se proyectó su rehabilitación para convertirlo en un lujoso hotel. Pronto los andamios cubrieron sus fachadas, se instaló una extraña cubierta y se realizaron otras reformas.

Pocos años más tarde, el palacio se vio salpicado por un supuesto delito y las obras fueron paralizadas en 2007.

A día de hoy, no parece las obras de rehabilitación hayan comenzado y el palacio se mantiene en pie, ruinoso, pero en pie. Lo triste sería que un buen día, por la dejadez de unos y otros, el palacio se viniese abajo, convirtiéndose en una montaña de escombros, eso sí, unos escombros con una categoría de máxima protección.




Bibliografía

Guía de los Palacios y Edificios Singulares del Madrid de 1868
Ediciones La librería (2010)



Fuente: MADRID NO ES MADRIZ

Calle de Santa Teresa

 Insólito callejero de Madrid 6. Calle de Santa Teresa

© Manuel Martínez Bargueño

Cuentan los cronistas de Madrid que la calle de Santa Teresa, entre la Plaza de Santa Bárbara y la calle Argensola, toma su nombre del convento de carmelitas descalzas de Santa Teresa, instituido  en tiempos de Carlos II por don Nicolás de Guzmán y Carafa, III duque de Medina de las Torres y príncipe de Astillano, siendo su fundadora la Venerable Madre Mariana Francisca de los Ángeles, interesantísima personalidad del barroco, escritora de su propia autobiografía, que era consejera del príncipe y cuidadora de sus negocios espirituales. El convento fue muy favorecido por los reyes, en especial por la primera esposa de Carlos II, María Luisa de Orleans y, consiguientemente, por la nobleza de la época. Los propios reyes Carlos y María Luisa asistieron a la primera misa que se celebró en su iglesia, el 9 de septiembre de 1684, oficiada  por el intrigante y altivo cardenal Portocarrero, personaje muy influyente en la Corte del último de los Austrias, que está enterrado en la catedral de Toledo bajo una lápida de cobre con una leyenda que dice HIC IACET PULVIS, CINIS ET NIHIL. Este convento debía ser bastante extenso pues ocupaba buena parte de la calle de Barquillo y desde la actual calle de Campoamor (antes Costanilla de Santa Teresa) se prolongaba por el espacio que hoy ocupan  las calles de Argensola y Orellana, lindando con la plaza de Santa Bárbara.


De la fábrica de este primitivo convento derribado en el siglo XVIII y de la construcción erigida en su lugar, terminada en 1717, nada queda, salvo un cuadro de Giulio Pippi, mas conocido como Julio Romano (1499-1546) “copia del célebre la Transfiguración de Rafael” que estaba en el retablo mayor de la iglesia y que pasó al Museo de la Trinidad y luego al del Prado[1]. Este edificio fue demolido a su vez en el siglo XIX[2]  y en la huerta que tenían las monjas se hizo un parque de recreo que tuvo el nombre de Jardines Orientales[3]. Posteriormente se abrirían las actuales calles de Justiniano, parte de las de Campoamor y Argensola y la prolongación de la de Santa Teresa.

Sabido todo o casi todo sobre los orígenes de esta calle, nos encaminamos hacia ella. La calle de Santa Teresa comienza en la Plaza de Santa Bárbara y termina en la calle de Argensola. Es una calle trajinera de día y bulliciosa, quizás demasiado, por la noche, en especial durante los fines de semana a lo que contribuye tanto su oferta propia de bares y restaurantes como la proximidad de los establecimientos hosteleros y terrazas de la  remodelada Plaza de Santa Bárbara, entre ellos la cervecería del mismo nombre donde es fama tiran la mejor cerveza de Madrid.


Abunda, pues, en esta calle los locales de ocio, bares, pubs, cafés, restaurantes, licorerías, junto a todavía algún establecimiento tradicional de estos que deberían estar protegidos por el Ayuntamiento como la Fábrica de Churros y Buñuelos del número 14 donde despachan ricos churros y porras a las gentes del barrio, mañana y tarde incluidos domingos y festivos.

A lo largo de la calle se alzan respetables edificios burgueses, construidos en el último cuarto del siglo XIX y en su mayoría remozados, con amplios zaguanes, y balcones y miradores de hierro forjado (números 5, 7, 9, 10, 14), aunque el edificio con mejor planta es el número 6, que hace esquina con Campoamor que tiene una notable portada en piedra.
 
He preguntado a algún vecino sobre la historia de este edificio, reconstruido en 1880, según reza en su dintel y me dicen que fue vivienda de una familia noble[4] y que el arquitecto de la portada pudo ser Pedro de Ribera. En el piso bajo están instaladas las oficinas de la Fundación Foro Agrario “órgano de pensamiento, expresión y debate sobre los grandes temas que afectan a la agricultura y al mundo rural, sostenida por un conjunto de entidades y asociaciones compuestas principalmente por ingenieros agrónomos” según explica su página web[5] y en su interior parece que hay un oratorio privado[6].
Dejamos para el final la escasa pero importante oferta cultural, de esta calle  que en su dia albergó (en el número 8) el Establecimiento Tipográfico de Francisco de Paula Mellado, gran divulgador de los libros y de la cultura en la España decimonónica. Al principio de la calle, nos encontramos con el atractivo escaparate de la Librería Paradox[7], fundada en 1978 y especializada en libros de humanidades (psicología, psicoanálisis, sociología y ciencias afines), justo al lado del café  Bulevar que hace esquina con la Plaza.
 


Precisamente en esta casa de vecinos, rotulada con el número 2, una lápida de mármol y bronce [8] colocada sobre el muro nos recuerda  que el poeta José Zorrilla murió en esta casa en 23 de enero de 1893, según cuentan enfermo y en la mayor pobreza [9]
En alguna ocasión hemos declarado nuestra simpatía por Zorrilla, cuya casa en Valladolid visitamos no hace mucho y al que en estas fechas del destemplado mes de Noviembre que se aproximan recordamos un poco más por su pieza impar “Don Juan Tenorio” de tanta circulación teatral en tiempos pasados. La primera representación de esta obra – alguien dijo que en los ripios de Don Juan hay contestación para cualquiera de las múltiples situaciones de la vida- la vi con mis padres, a la edad de ocho años y desde entonces me siguen pareciendo atractivos sus fáciles versos, en especial el monólogo del escultor, mi favorito.

Es una pena que Don Juan no tenga ya adeptos y que los gustos y preferencias, producto de las influencias de otras culturas, hayan evolucionado hasta el punto de vernos arrastrados en estas fechas por las modas del Halloween con sus brujas de cuentos y sus calabazas a modo de linterna. Por llevar la contraria, este 1 de noviembre prometo tomar en mis manos una edición de Don Juan Tenorio y leer en  voz alta sus sonoros versos:

“Ah, mármoles  que mis manos

Pulieron con tanto afán,

Mañana os contemplarán

Los absortos sevillanos;

Y al mirar de este panteón

Las gigantes proporciones

Tendrán las generaciones

La nuestra en veneración.

Lo dicho. Para siempre Don Juan.

© Manuel Martínez Bargueño
Octubre 2012 (última revisión del texto, noviembre 2012)



[1] La información viene de Mesonero Romanos en “Descripción de la Corte y  de la Villa de Madrid”(1833), volumen I, pág. 172, aunque en el “Catalogo provisional historial y razonado del Museo de Pinturas del Museo del Prado" de Gregorio Cruzada Villaamil (1865) ya se atribuye esta obra a Giovanni Francesco Penni, il fattore, (1488-1528) discípulo muy querido de Rafael. La enciclopedia  on-line del Museo del Prado mantiene esta atribución conjunta con la de Giulio Romano (taller) y recoge la historia del cuadro.
 
[2] El convento de Santa Teresa de carmelitas descalzas se encuentra desde 1893 en la calle Ponzano 79.
 
[3] Los Jardines Orientales, en el solar del derribado convento de Santa Teresa eran uno de los varios jardines de recreo creados en el siglo XIX  para uso y disfrute de los madrileños. Eran unas zonas verdes arboladas y ajardinadas que se abrían al público solo en primavera, verano y parte del otoño y en los que no solo se podían pasear y tomar el fresco sino también presenciar diversos espectáculos como conciertos, representaciones teatrales y fuegos artificiales. Además contaban con otras diversiones, pistas de patinaje, tiro al blanco etc. así como con cafés y restaurantes. Tuvieron una gran acogida por parte del público (información tomada de MadriPedia).
 
[4] Seguramente los marqueses de Bedmar. 
 
[6] Según otro informador la propiedad del inmueble  pertenece a un  ministro del actual Gobierno  de la Nación.
 
[8] La instalación de esta lápida fue patrocinada por el Círculo de Bellas Artes y se colocó el 1 de junio de 1916.
 
[9] Toda España se conmovió ante la pérdida del mas estimado de sus poetas. Su cadáver fue trasladado al Real Academia de la Lengua que entonces estaba en la calle Valverde, 26. El salón de actos se convirtió en capilla ardiente. Una gran multitud acudió al entierrro. Sagasta representó al Gobierno. El dia 25 los restos mortales de Zorrilla  recibieron sepultura en el patio de Santa Gertrudis de la Sacramental de San Justo. El Ayuntamiento de Valladolid los trasladó a la ciudad castellana  el 2 de mayo de 1896. 


Cárcel del Saladero

Bandidos en la Cárcel del Saladero

En 1831 los madrileños proscritos dejaron de «dormir bajo el ángel» -dicho castizo que hacía alusión al ángel de la cornisa del Palacio de Santa Cruz, antaño Cárcel de Corte-. Fue el momento en que

ABC Hemeroteca > 17/08/2007 > 

En 1831 los madrileños proscritos dejaron de «dormir bajo el ángel» -dicho castizo que hacía alusión al ángel de la cornisa del Palacio de Santa Cruz, antaño Cárcel de Corte-. Fue el momento en que un antiguo saladero de tocino cambia su uso para convertirse en la tétrica Cárcel del Saladero.
Seguramente el hecho de una peligrosa epidemia que se propagó por la Cárcel de Corte -y que los funcionarios temían se extendiera fuera de las rejas- provocó este cambio, en un principio provisional hasta la construcción de un «Presidio o Casa para los forzados y una Casa de corrección».


«Estrechos corredores»
Los libros de arquitectura recuerdan las trazas de este edificio, primero cárcel y luego correccional para jóvenes. Situado frente al también desaparecido convento de Santa Bárbara -casi en las afueras de la ciudad-, fue construido por Ventura Rodríguez en 1768 como casa para la matanza de cerdos, saladero y provisión de tocino. Por tanto, era un gran caserón típicamente dieciochesco, de tres pisos y con una fachada de ejecución sencilla, pero bella. Sin embargo, Ángel Fernandez de los Ríos, en su «Guía de Madrid» publicada en 1876, recuerda que era «un edificio lóbrego, oscuro, tenebroso, de estrechos corredores e inconvenientes habitaciones, donde viven confundidos los acusados de delitos leves con sospechosos de los crímenes más atroces; los sentenciados y rematados en espera de ir a su destino, con los que todavía tienen en sumario su proceso; los jóvenes que apenas han puesto el pie en la senda del vicio, con los más endurecidos criminales».

Por ello, sus lúgubres celdas acogieron a presos como los bandoleros Luis Candelas o Francisco de Villena, más conocido como Paco «el Sastre»; a políticos como Nicolás Salmerón o Fernando Garrido; al cura Merino. al abogado Salustiano Olózaga...
Derribada

Cumplió su función penitenciaria hasta mediados de 1884, fecha en que fue sustituida por la Cárcel Modelo, en la plaza de la Moncloa. Un año después, en 1885, fue derribada para construir sobre el solar el palacio de la marquesa de Guevara, en la actualidad ocupado por un Banco.
Pero volvamos a esta prisión, una de las más conocidas de la época. No sólo las numerosas fugas de reos y sus talleres de falsificación de billetes convirtieron a la Cárcel del Saladero en una institución famosa. También la confusión de edades y criminalidad, las conspiraciones continuas, las estafas y las luchas entre presos y contra los guardias llenaron numerosas páginas en sumarios judiciales. Recordemos ahora a algunos de los prisioneros más famosos que dieron con sus huesos en sus celdas.
Luis Candelas y el cura Merino.

Por ejemplo, el famoso Luis Candelas Cagigal, que entró por primera vez en la cárcel a los 21 años. Como en la actualidad, todo reo debía ser fichado al entrar y en el caso de nuestro famoso bandolero, se anota en sus datos ladrón «espadista» y «tomador del dos». Lo demás ya es historia conocida...
Seguimos ahora con un religioso, el famoso cura Merino que terminó sus días ejecutado en el Campo de los Guardias. Este singular personaje atentó con un puñal contra Isabel II en una galería del Palacio Real cuando se dirigía a la presentación de su hija la Infanta Isabel hacia la Basílica de Atocha. La historia se ha encargado de recordar que este suceso no tuvo mayores consecuencias gracias a las ballenas del corsé que lucía la reina. Aunque tras el juicio se demostró que el cura no tenía cómplices y que estaba trastornado mentalmente, finalmente fue ejecutado.
Seguimos ahora con otro bandido, también amigo de Luis Candelas -fue su segundo lugarteniente- y que compartió fechorías con la banda de Mariano Balseiro. Hablamos de Francisco de Villena, más conocido como Paco «el Sastre», cabecilla de una banda que campaba a sus anchas en la Pedriza allá por 1840.

Este madrileño fue detenido el 5 de enero de 1838 e internado en la cárcel del Saladero, de donde se fugó un año más tarde con su socio Balseiro, también preso allí. El motivo de su arresto no fue otro que el secuestro de dos hijos del rico Marqués de Gaviria, intendente del Palacio Real. Manuel y Paco, que así se llamaban los niños, seguían sus estudios en las Escuelas Pías de la calle de Hortaleza.
Secuestro y rescate.

Como regularmente pasaban los fines de semana en una finca familiar de Valdemoro, una tarde, un falso criado en coche de caballos reclamó a los dos niños para su traslado, cumpliendo -decía- los deseos del marqués. Sin embargo, el fin no era otro que el secuestro para pedir después un rescate -tres mil onzas de oro, dicen las crónicas-.

Pero el padre prior, que habitualmente salía a despedirlos, se dio cuenta de que el carruaje no era el del intendente ni el cochero tomaba la dirección correcta -en realidad tomaban camino hacia el campamento del bandido en La Pedriza-. Se puso en contacto con el padre y pronto se organizó una batida por los alrededores, por lo que los ladrones abandonaron a los niños a su suerte.
Pocos días después, Paco «el Sastre» y su socio Balseiro fueron descubiertos casualmente en las proximidades del Rastro y detenidos después de una persecución espectacular por las calles aledañas.
Finalmente, el 20 de julio de 1839, a las once y media de la mañana, fue ejecutado el primero de ellos en un patíbulo levantado en el paseo de Pontones, cerca de la Puerta de Toledo. Media hora antes ya había dejado de respirar su socio.




Situación: Plaza de Santa Bárbara c/v a Sagasta
Otros nombres: Saladero de tocino
Autor/es: Ventura Rodríguez
Fecha de construcción: 1768
Destino actual: Desaparecido

El edificio fue construido por Ventura Rodríguez en 1768 frente al convento de Santa Bárbara destinado a matadero de cerdos y saladero de tocino. En la planta superior estaban las habitaciones de los dependientes. Desde principios del siglo XIX hasta 1884 se destinó a prisión instalándose aquí la cárcel de la Villa, la de la Corte y la de jóvenes constituyendo el primer establecimiento penitenciario de Madrid. El edificio se derribó hacia 1887 y, en su lugar, se construyó en 1920 el palacio de la condesa de Guevara, ocupado en la actualidad por el Banco del Crédito a la Construcción.

Ventura Rodríguez, por Francisco de Goya (1784).NationalmuseumEstocolmoSuecia.

Plaza de Santa Bárbara

PLAZA DE SANTA BARBARA

La Plaza de Santa Bárbara, se encuentra situada junto a la Plaza de Alonso Martínez y a ella desembocan calles como: Hortaleza,  Serrano Anguita, Santa Teresa y Orellana. Al parecer el nombre procede del convento de Santa Bárbara que estuvo situado entre las calles de Génova y Santa Teresa.
Comenzaremos nuestro recorrido por la historia de la plaza remontándonos al Siglo XVII y nos serviremos del Plano de Pedro Texeira de 1656 en el que podemos apreciar la antigua Puerta de Santa Bárbara.


La Puerta o Portillo de Santa Bárbara como también se la denominó se encontraba situado en la cerca de Felipe IV muy próximo al convento de Santa Bárbara. Fue construido conjuntamente con la cerca en el año 1625, disponiendo de un solo arco de ladrillo.
Fuera de la cerca, a la izquierda del camino de Hortaleza, se encontraba un molino que no se sabe con certeza de quien era la propiedad, algunas fuentes nos indican que era propiedad del convento de San Plácido. El citado molino se convirtió en fábrica de pólvora en los comienzos del Siglo XVIII.
Será en el año 1721, cuando se instale en los terrenos del molino, la Real Fábrica de Tapices que en la actualidad se encuentra junto a la Estación de Atocha, en concreto en la calle Fuenterrabía.

Recreación de la primitiva Fábrica de Tapices

La fundación de la Real Fábrica de Tapices fue una iniciativa de Felipe V aproximadamente por  el año 1721 con la intención de crear una industria de tapices en España capaz de competir en prestigio y calidad con las manufacturas flamencas, evitando de esta forma tener que recurrir a tejidos foráneos para la decoración de los Reales Sitios como: La Granja, Aranjuez y el Palacio Real.
La Real Fábrica de Tapices se creó siguiendo el modelo francés y que mejor que traer un flamenco para ponerla en marcha. Felipe V, se trajo a la familia de Jacobo Vandergoten naturales de Amberes, que inmediatamente levantaron una primera fábrica fuera de la ciudad.  La Fábrica  permaneció en Santa Bárbara hasta el año 1882, siendo más conocida como Casa de Santa Bárbara.
Plaza de Santa Barbara primera mitad del Siglo XIX, señalizada en negro la Fábrica de Tapices, en naranja el convento de Santa Bárbara reconvertido en Fábrica de fundición y en rojo el matadero, posterior cárcel del Saladero.

El hijo de Jacobo Vandergoten, también llamado Jacobo levantó una nueva fábrica en el año 1734 en la calle Santa Isabel, con el fin de trabajar lienzos alternativos. El nombre de la Fábrica de Tapices de Santa Isabel, debe su nombre al cercano  Real Monasterio de Santa Isabel, la Fábrica de Tapices dio lugar al célebre cuadro de “Las Hilanderas” de Velázquez.
Pocos años después, en el año 1744, se unieron ambas fábricas bajo el patrocinio real. A partir de este momento pasa a denominarse Real Fábrica de Tapices, momentos es los que adquiere su mayor esplendor. Hasta este momento los tapices se elaboraban con los bocetos realizados por pintores de la corte y otros dibujos traídos a España por la familia Vandergoten. Comienza una nueva etapa incorporando nuevos diseños como los de los pintores: Mengs, Francisco Bayeu, Salvador Maella y especialmente Francisco de Goya.
Año 1894, nueva Fábrica de Tapices junto a la Basílica de Atocha
La evolución de la Real Fábrica siempre estará vinculada con la corona. Al frente de la Fábrica para controlar la economía se nombra un Intendente Real, que será quien establezca las contratas o sistema que recogía las condiciones para llevar a efecto los distintos trabajos. La dirección artística corre a cargo de los pintores de la Real Cámara, que serán los responsables de la calidad de los trabajos.
En 1750 se formaliza la tercera contrata que será la más importante asumiendo  la Fábrica la conservación y restauración de todas las tapicerías y alfombras de los Reales Sitios.
Con la guerra de la independencia se inicia una larga etapa de decadencia en la Real Fábrica. En 1860 la Corona cede a la familia Stuyck el uso del edificio, en régimen de alquiler, y se le permite una actividad mercantil con particulares. Con la incorporación a la Fábrica de encargos de personas particulares se podrá mantener a flote la Real Fábrica, ya que los encargos reales no son suficientes y no justificaban su existencia. A partir de este momento los tapices entran en declive, siendo sustituidos progresivamente por las alfombras.
Con la llegada al trono de  Alfonso XII comienza una ligera recuperación, pero debido a que la vieja fábrica no reunía las condiciones para los nuevos tiempos, en 1882 Alfonso XII autorizó la demolición de la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara para proceder al ensanche de Madrid,  ordenando la construcción de un moderno edificio en los terrenos del Olivar y Huerta del Convento de Atocha.
Imagen actual de la Real Fábrica de Tapices

En los terrenos situados entre la Plaza  de Santa Bárbara, y el Paseo de Recoletos se encontraban  tres conventos con sus respectivas huertas: Santa Teresa, las Salesas y el de Santa Bárbara. En la actualidad solo permanece Las Salesas, pero nosotros nos detendremos brevemente en conocer un poco la historia del convento de Santa Bárbara, pero antes de realizar la reseña del convento del que existen pocos datos, es casi obligatorio recordar a la Beata María Ana de Jesús que mucho tuvo que ver con la fundación del convento.
María Ana Navarro de Guevara y Romero, nació y falleció en Madrid, (1565-1624). María Ana vino al mundo en el seno de una familia relacionada con los círculos cortesanos, ya que el padre era peletero del rey Felipe II y posteriormente de Felipe III.
Placas que nos recuerdan a la Beata Mariana de Jesús, la primera en el convento de Don Juan de Alarcón en la calle Valverde número 15 y la segunda en la calle donde nació Santiago número 2

María Ana o Mariana como se la conocía, desde muy joven siempre quiso profesar en una orden religiosa, a pesar de la oposición de su padre casado en segundas nupcias y que tenía concertado el matrimonio de Mariana con un joven de la nobleza.
Dice la leyenda que Mariana se desfiguró el rostro con el fin de ser rechazada por su prometido. Verdad o mentira, lo cierto es que Mariana, se retiró como penitente en el año 1598  junto a la ermita de Santa Bárbara
Pudo subsistir con la ayuda de Fray Juan Bautista del Santísimo Sacramento, religioso mercedario y las limosnas de gentes vecinas de la ermita. Vivió en una pequeña casa junto al convento  de los mercedarios descalzos, dedicándose a la oración y a conseguir ayuda para los más necesitados. En el año 1613 es admitida en la Orden de la Merced.
Imágenes de la Beata Mariana de Jesús

Pronto comenzaron a extenderse por Madrid las apariciones y milagros que la acompañaban, dejando escritos describiendo las apariciones que había tenido. Fallece el 17 de abril de 1624 en el convento de los mercedarios de Santa Bárbara a los 59 años de edad.
Antes de su entierro, el cadáver fue expuesto en público durante tres días y el pintor Vicente Carducho realizo mascaras mortuorias de la difunta Mariana. Poco después de su fallecimiento, dio comienzo el proceso de beatificación con gran apoyo del rey Felipe IV.
El día 31 de agosto de 1627 se abrió su sepultura, encontrándose el cuerpo incorrupto y los músculos flexibles y desprendiendo un aroma muy agradable. El rostro se encontraba desfigurado, no se sabe si fue consecuencia de la realización de las máscaras mortuorias o de la leyenda de su desfiguración voluntaria. Los restos de Mariana, se volvieron a exhumar en los años, en 1731, 1924 y 1965 comprobándose que el cuerpo permanecía incorrupto.
En 1783 el Papa Pío VI la declaró beata y el Ayuntamiento de Madrid la coronó como Patrona de Madrid.
En la maqueta de León Gil de 1830, podemos observar señalizado en rojo el convento de Santa Bárbara, en amarillo el matadero y posterior carcel del Saladero, la estrella azul nos indica el lugar donde se contruiría el palacio del conde de Villagonzalo en  1862 y la estrella naranja indica el lugar donde se construyó el primer palacio del marqués de Ustáriz en el Siglo XVIII
El cuerpo incorrupto de la beata fue depositado en el convento de Santa Barbará, hasta la desamortización de Mendizábal en 1836 año en que fue trasladado a  la iglesia del Convento de Don Juan de Alarcón de Madrid situado  en la calle Valverde nº 15. El sepulcro donde reposan sus restos fue donado  por la reina Isabel II. Su festividad se celebra  el día 17 de abril.
Volviendo al convento de Santa Bárbara, el mismo fue fundado en el año 1606 por Fray Juan Bautista del Santísimo Sacramento en los terrenos que ocupaba la vieja ermita que a su vez era propiedad de los tratantes de la antigua plaza de Santa Bárbara. Fray Juan Bautista adquirió la propiedad con la ayuda de Francisco Martínez, Secretario del Concejo. Los trabajos de la iglesia y convento finalizaron en el año 1622.



Actual Plaza de Santa Bárbara

La iglesia fue destruida durante la invasión napoleónica y reconstruida posteriormente durante el reinado de Fernando VII. Después de la desamortización, el convento fue adjudicado en pública subasta a José Bonaplata para establecer en él una fábrica de fundición. Otras fuentes indican que a Bonaplata, le fueron adjudicados los terrenos del antiguo monasterio, en compensación por la pérdida de su fábrica de hilados y tejidos de Barcelona incendiada por los huelguistas de la fábrica en los enfrentamientos  de 1835. La Fundición llegó a contar con más de 80 obreros, dedicados a la fabricación de máquinas de vapor, prensas, faroles, balcones y una gran variedad de productos metalúrgicos.
En el año 1861, la viuda de Bonaplata vendió el terreno a la Sociedad de Crédito Inmobiliario que realizó un nuevo trazado de la zona similar al que podemos contemplar en la actualidad, bajo las directrices del Plan Castro.
En el año 1864 se reabre la Fábrica en la calle de Santa Engracia esquina con García de Paredes donde permaneció hasta principios del Siglo XX, construyendo ascensores de la firma Otis.
Toda la zona de Santa Barbará era un arrabal de gentes humildes y muchos de ellos se dedicaban a la cría de cerdos como medio de subsistencia, motivo que llevó a las autoridades a construir  un matadero frente al convento de Santa Bárbara. El matadero comenzó sus actividades en el año 1768 funcionando también como saladero de los productos del cerdo. El edificio en estilo dieciochesco, disponía de  tres pisos, con una bella fachada aunque de líneas sencillas. La planta baja era utilizada para  las labores propias del matadero y en las dos plantas restantes se ubicaban las oficinas y las viviendas de los operarios. La superficie aproximada del matadero era de 73408 pies (un metro cuadrado equivale a 10,76 pies).
Su construcción se atribuye a Ventura Rodríguez que por aquel entonces era arquitecto de la corte, en unos terrenos vendidos por el Duque de Arcos.

Imagen del antiguo Saladero de Santa Bárbara antes de convertirse en cárcel

Motivado por una epidemia de tifus en las cárceles de la Villa especialmente en la cárcel de Santa Cruz (actual Ministerio de Asuntos Exteriores) en el año 1931, los responsables del Consistorio, se dirigen a la Casa Real para solicitar el traslado de los presos a otro lugar y de esta forma impedir el contagio del personal de la Villa. Aceptada la propuesta, los presos son trasladados al antiguo matadero que pasará a denominarse cárcel del Saladero, considerándose que el edificio reunía las condiciones adecuadas máxime por encontrarse a las afueras de la ciudad.
El aspecto del Saladero, nada tenía que ver con una cárcel, ya que no disponía de protecciones exteriores, únicamente se podían contemplar las verjas en las ventanas. Provisionalmente se instaló una cerca de alambres para evitar la evasión de los presos y con el tiempo se fueron instalando algunos locutorios para las visitas. Pese a las reformas introducidas el Saladero, no reunía las debidas condiciones de salud tanto para presos como para vecind